Quistes renales

¿Qué son los quistes renales?

Son bolsas redondas de liquido que se forman en los riñones. La mayoría de los quistes son de un tipo llamado quistes simples, los cuales no son cancerosos y rara vez causan complicaciones, sin embargo, algunos pueden llegar a ser complejos asociándose a trastornos graves que puedan afectar la función del riñón o malignizarse.

¿Cuáles son las causas de infertilidad?

Las causas de los quistes simples no están bien establecidas, pero se sugiere la teoría de que aparecen cuando la superficie del riñón se debilita y se forma una bolsa la cual se llena de liquido.

¿Factores de riesgo de quistes renales?

El riesgo aumenta con la edad, aunque puede producirse a cualquier edad, los quistes renales son mas frecuentes en los hombres.

¿Cuáles son los síntomas?

Por lo general los quistes simples no generan síntomas, pero pueden presentarse al aumentar considerablemente su tamaño como:

 

  • Dolor, molestia en la espalda o en los costados del cuerpo.

  • Fiebre.

  • Dolor abdominal.

¿Cuáles pueden ser las complicaciones?

Quiste infectado

  • Presentándose con fiebre y dolor.

Quiste roto

  • Presentando dolor intenso en la espalda o en los costados del cuerpo.

Obstrucción de la orina

  • El quiste puede obstruir el flujo normal de la orina, provocando dilatación del riñon y dolor intenso.

¿Cómo se diagnostican los quistes renales?

En la mayoría de los casos se realiza el diagnostico por medio de ultrasonido y en casos en los que amerite descartar quistes complejos o un tumor se realizara una tomografía computarizada.

¿Cuál es el tratamiento de los quistes renales?

Punción y drenaje del quiste

 

 En ocasiones donde no es posible someter al paciente a una cirugía, se puede disminuir el tamaño del quiste insertando una aguja, drenando el liquido del quiste y posteriormente administrando una solución de alcohol para evitar que vuelva a formarse.

 

Cirugía para extirpar el quiste

 

Este es el tratamiento mas utilizado, actualmente se realiza el procedimiento con técnica de mínima invasión de tipo laparoscópica  que consiste en insertar instrumentos especiales y una cámara a través de varias incisiones en la piel, mientras se observa en una pantalla de video en el quirófano, guiando los instrumentos hacia el riñón, para así poder drenar el liquido, cortando las paredes del quiste así disminuyendo la probabilidad de recurrencia.